AFILADORES MANUALES

Todos antes o después necesitamos un cuchillo más afilado, la solución tanto para el hogar como en el trabajo, es mantener ese filo vivo durante más tiempo. Hemos hablado anteriormente de otras herramientas como la Broca, pero hoy nos dedicaremos exclusivamente a los afiladores manuales, no eléctricos, a los cuales dedicaremos otro post.

Los afiladores manuales son sencillos y cómodos de usar, no requieren gran experiencia, pues están fabricados con ese fin, llevan pequeñas guías que hacen sencillo pasar la hoja de su cuchillo sin preocuparse si le está dando en grado correcto o la fuerza oportuna, disponemos en el mercado de un sin fin de ellos, vamos a ver sus diferencias y así elegir bien nuestra compra.

Tenemos el afilador con piedras cerámicas, dan un repaso suave al filo de un cuchillo de hoja de acero, no sirven para cuchillos de cerámica, estos requieren algo con más dureza, como el diamante. Unos de piedras cerámicas que recomendamos son, el Twin Sharp de Zwilling o el Duo de Wüsthof, este último posee dos etapas, el pase en la ranura por carburo, que afila y la segunda ranura con cerámica que da un filo pulido. Ergonómico,es muy recomendable.

Si desean uno de piedra de toda la vida, el Roll Sharp de Fiskars es el suyo, es ambidiestro y con pasar 4-5 veces el cuchillo por su ranura está listo para triunfar en la cocina.

También existen los llamados Vulcano, desde los de la marca Dick o Arcos, más profesionales para cuchillos de carne por ejemplo, hasta los plegables como el de también la marca española Arcos. La forma en V de sus palancas afiladoras y el poco espacio que ocupa, pues cabe en un bolsillo, es una herramienta manejable que le puede sacar de un apuro y no ocupa espacio en su cocina.

Los más sencillos en todos los sentidos, son los de ruedas metálicas, son para la batalla, pero no los aconsejamos para cuchillos de cocina.

Estos aparatos nos permiten mantener por más tiempo el cuchillo afilado, pero un cuchillo desafilado ya del todo, primero ha de pasar por las expertas manos de un afilador profesional de su máxima confianza, luego podrá utilizar cualquiera de los expuestos u otros muchos disponibles.

Ahora unos consejos importantes para su correcto uso, nunca introduzca un cuchillo sucio o mojado, lógicamente la suciedad y humedad se adherirá a las piedras y en poco tiempo no funcionará correctamente.

No es necesario apretar mucho, solo un poco, cuando meta y mueva el cuchillo en la ranura, puede dañar tanto la cubierta del afilador como el cuchillo.

No lo lave con agua a menos que el fabricante así lo indique, limpie con un paño húmedo y séquelo después.

Y con esto finalizamos, no olviden que un cuchillo bien afilado, nos durará más y evitará con estos afiladores manuales tener un montón de cuchillos en un cajón, sin usar porque no cortan y no saben a quién dárselos para que los afilen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *